Light Of A New Dawn

Twist of Fate - 07. Dust To Dust

Era un amanecer como pocos. En Heaven hace mucho tiempo no llovía, y el frio durante la noche le había quitado el sueño a muchos de sus habitantes. Una extraña visita había llegado en la mitad de la noche lluviosa a Heaven. Caimbeul, un misterioso elfo que tenía como principal tarea, encontrar a Sorantis Lowtone.

Es difícil que la gente de Barsaive confíe en un ser que llega en la mitad de una noche lluviosa, solo y sin escolta alguna a uno de los lugares más peligrosos de la región, pero allí estaba, bajo el umbral de la puerta de “The Restless Troll” dispuesto a llevar a cabo lo que, al parecer, alguien superior a él le había asignado.

Después de ganarse el respeto de toda la taverna con sólo su presencia, Caimbeul se pierde en la mitad de la noche, bajo la lluvia y de la misma forma como llegó: sólo y sin escolta.

No muy lejos de ahí, Sorantis Lowtone se encontraba cara a cara con un viejo amigo, llamado Sogora. Sogora lo había protegido durante el camino de regreso a Heaven, desde el palacio de Twiceborn. Sorantis, se había aventurado sólo a las profundidades de la tierra, no sólo porque tenía el propósito de retornar con la flor eterna, sino porque estaba convencido que no debía arriesgar la vida de sus amigos. A veces, la estupidez de alguno, puede salvar las vidas de muchos. Entre sus manos llevaba el botín producto de la pantomima creada para engañar a la reina de los muertos.

View
Twist of Fate - 06. Stranger In The Night

Khalin: Como insistes en aprender el manejo de la espada, ya no hay nada mas que yo pueda ensenarte. Samurd lo hara.

Caimbeul: Pero Gran Maestro, usted sabe que el Gran Maestro Samurd se ha perdido en la selva, y es muy poco probable que lo volvamos a ver.

Khalin: Eso dice siempre, Caimbeul, y siempre se las ingenia para retornar.

Caimbeul: Lo buscare entonces…

Khalin: No me hagas arrepentirme de todo lo que te he enseñado, cómo vas a exponerte a entrar en esa jungla solo? Además, tu sabes que entre nosotros podemos encontrarnos fácilmente. La luz que nos guía nos mantiene unidos.

Caimbeul: Entonces lo esperaré a su lado como me lo indica Gran Maestro.

Las estaciones pasaron, y no se receibían noticias del Gran Maestro Samurd. Con el tiempo, Caimbeul mejoró mucho en sus artes, y hasta el mismo Gran Maestro Khalin reconocía que tenía un gran aprendiz. En sus sueños, lo veía con su rostro pintado, en un mundo que no podia entender, pero aún así, lo consideraba su mejor aprendiz y le enseñaba todo lo que sabía. Al fin y al cabo, el mundo parecía transcurrir en la normalidad.

Después de mucho tiempo, Khalin y Caimbeul decidieron realizar un retiro espiritual. Un retiro a un lugar tan pacífico y tan tranquilo, que durante las profundas meditaciones podia sentirse a la misma tierra respirar. Ambos estaban esperando a Samurd.

Por esos días, nacía una hermosa niña llamada Alaria. Sus ojos azules eran tan hermosos como el mismo cielo, y su piel blanca y su pelo negro oscuro parecían como un juego de luces entre el día y la noche. Las leyendas hablaban que ella sería la guía intelectual de todo el pueblo elfico, y hasta el gran Maestro Khalon así lo presentía.

Con permiso de su madre, Khalon se lleva a Alaria desde muy joven para que pase por el más riguroso entrenamiento, dejando un vacío en el corazón del pueblo élfico, que empezó a profetizar su pronto retorno.

Las edades pasaron, y mientras los elfos se separan en dos grandes facciones y no se reconocen mutuamente como hermanos, el Gran Maestro Samurd regresa de su aventura. Un poco más jóven de lo que estaba cuando partió, con su gran espada colgando de su cinto, muchas cicatrices nuevas y, como siempre, con una gran sonrisa en su rostro. Khalin y Caimbeul regresan de su meditación, y después de verificar la tenacidad del corazón del elfo, Samurd decide entrenarlo. Al fin y al cabo, había otro gran vínculo entre ellos que les permitió, esta vez, viajar a un lugar tan salvaje, que cuentan las leyendas que los insectos eran del tamaño de bestias de la tundra. Allí Caimbeul se hizo el más tenaz espadachín que Barsaive y el mundo civilizado hubira visto superado, sólamente, por su Maestro.

Caimbeul: Gran Maestro, ha llegado la hora de partir. Hay un camino que debo recorrer sin su compañía.

Samurd: Siempre estaré ahí Caimbeul, y tu lo sabes.

Caimbeul: Eso lo se gran Maestro. Pero cuénteme, que será de usted y los otros dos grandes Maestros?

Samurd: Como ya lo habrás podido sentir, se aproximan los horrores. Nuestros Maestros nos han encomendado acompañar a los dos reinos más fuertes en Barasive durante el gran azote, y hemos decidido que Khalin y yo partiremos hacia Throal, en companía de alguien que ha alcanzado un nivel similar al tuyo al lado de Khalon. El se encargará del Wyrm Wood, pero para ti, tenemos una misión especial. Debes encontrarte con Ehran en Séréatha, el te estará esperando.

Caimbeul: Quien es él, gran Maestro? Es alguien en quien puedo confiar?

Samurd: Es alguien en quien, por el momento, DEBES confiar. Emprende tu viaje pronto, y quiero que sepas lo mucho que progresaste a mi lado. Espero que sobrevivamos al siguiente gran azote, y después nos encontremos de nuevo.

Caimbeul: Pero Gran Maestro, usted estará bien?

Samurd: Si Caimbeul, estaré bien. Un poco aburrido, pero estaré bien.

Caimbeul: Ha sido un gran honor para mi aprender de usted señor. Seguiré sus instrucciones, y por favor, envíele mis mas profundos deseos de bienestar a los otros dos Grandes Maestros. Es hora de regresar al plano de la realidad.

Y así fue como se despidieron por última vez un Gran Maestro y su mayor aprendiz, y los siglos siguieron pasando, y los pueblos se ocultaron bajo las montañas, y la tristeza llenó los corazones de todos los seres en Barsaive y el resto del mundo.

Y los horrores caminaron por todos los planos conocidos buscando alimentarse de sufrimiento…

Muchos siglos despues, durante una noche lluviosa, un misterioso elfo entraba a una posada en Haven, a las afueras de Parlainth. Aquel caballero, de movimientos agiles como un felino, de amabilidad impecable como la utilizada en las altas cortes, y de presencia imponente que lograba ganarse el silencio de todos a su alrededor, pidió respetuosamente un vaso con agua tibia. Su empresa parecia ser, encontrar a Sorantis Lowtone… pero de Sorantis no se sabía mucho…

View
Twist of Fate - 05. The Legendary Everlasting Flower

Como lo cuenta el Swordmaster T’skatha Dragonclaw, aprendiz del Gran Maestro Samurd:

...Estaba con mis amigos en un lugar de Haven que parecía pertenecer a alguna otra parte. En un costado del pueblo se encontraba lo que cualquier elfo diría que era un pequeño claro de un bosque, decorado con un magnífico arbol en el centro… sólo que este claro se encontraba rodeado de casas, e incluso daba con la misma muralla que proteje a Haven del exterior. Esa muralla que Crarites había derrumbado con su furia, abriendo una gran entrada alrededor de la que nos reuníamos en ese momento. Sentado al pie del arbol, meditando, estaba Fafedriel… ese poderoso elfo que había logrado engañar a un ser al que el mismo Gran Dragón Icewing teme. Ciertamente teníamos a nuestro lado a un gran ilusionista…

Despues de presenciar una breve discusión entre Torgak y Fafedriel sobre los eventos ocurridos, nos reunimos alrededor de aquel oscuro obsequio que nos brindaba el elfo. Para mí teníamos al frente nuestro a la cabeza del Gran Maestro Khalón… y sin embargo sabía que aquel hombre de piedra se encontraba en otro lugar, ojalá un lugar seguro. Ciertamente confiabamos en que la Reina de los Muertos Twiceborn se vería engañada por esta ilusión. Despues de todo, el mismo Crarites creyó que Fafedriel había sido inmolado… nunca pusimos en duda las capacidades del ilusionista. Sin embargo, gracias a los hechiceros de nuestro grupo supimos que la ilusión duraría un año y un día… ciertamente una duración impresionante, pero qué haría la reina cuando se diera cuenta que la principal decoración de su trono era una simple piedra? Que su trofeo más preciado no es más que un vulgar trozo de muralla?

El consenso al que llegamos fue que no entregaríamos la cabeza. Cómo podríamos arriesgar la vida de cada uno de los habitantes de Haven frente a la ira de la reina y su ejército de muertos? Ciertamente me entristeció tener que abandonar esta búsqueda que habíamos emprendido y decepcionar a mi amigo Sorantis, pero aunque me pesaba abandonar a su madre a la muerte, no sería capaz de arriesgar al pueblo que alberga a tantas personas y a mis hijos entre ellos.

Despues de esta conversación nos separamos. Obliv y Sorantis se quedaron al lado de Fafedriel, mientras que yo fui a donde Hiermon, aquel simpático anciano que tan generosamente compartía su conocimiento y me habló sobre mi maestro. Dejé con el a Dragonheart con la esperanza de que me hablara sobre ella y me dijo que volviera en la tarde.

Dejé a Hiermon y me dirigí hacia donde Vardeghul, pasamos el día junto con los huevos y me dió algunos regalos para el anciano. Cuando volví a donde el me contó muchas cosas interesantes sobre el regalo de Samurd, pero me contó unas noticias que me llenaron de alegría: El Gran Maestro seguía con vida! No sólo eso, sino que además me mandó un mensaje… Me debía preparar para un acto heróico que debía realizar pronto…

Cuando me reuní de nuevo con mis compañeros más tarde, discutimos sobre una posible excursión a los Twists, una parte de Parlainth que alberga mucho tesoro. En realidad me extrañó un poco… ¿Para qué arriesgarnos para simplemente obtener tesoros o riquezas? Sin embargo, iría con el grupo si ese fuera su deseo. Finalmente, sin embargo, decidimos no arriesgarnos y me dirigí de nuevo al hogar de Vardeghul a pasar la noche…

View
Twist of Fate - 04. A Toast: To The Death of a Great Dragon

LPA: 2000 Desde el punto de vista de Obliv o de Aurus… qué pasó en esa aventura?

Punto de vista de Obliv:

Al ver que el gran maestro no recordaba nada deciden llevarlo a Haven y buscar una forma de ayudarlo, quizas Omasu, Fafedriel, o Heirmon podrían hacer algo por el. Asi que Sorantis Lowtone lo convence de que somos amigos y vamos hacia un hogar donde estemos seguros y podamos hablar mas tranquilamente. Empezamos a caminar hacia la salida y Khalon va con la cabeza baja…luego de unos minutos levanta la cabeza y …vuelve a saludar y a preguntar quienes somos y hacia donde nos dirigimos!... Al parecer el gran maestro ha caido en un ciclo de pérdida de memoria, quizás se deba a un hechizo o a algun veneno, en esos momentos Ragnok intenta decirnos algo(lastima que no hable enano), lo que pude entender fue algo relacionado con horrores y perdida de recuerdos…pero como es posible que un horror logre hacerle eso a un gran nethermancer?? que clase de horror pudo ser??..

Khalon siguio perdiendo su memoria y cada vez que volvia a saludar ya sabiamos que responderle para que nos siguiera, solo era cuestion de repetir lo mismo una y otra vez.

Caminabamos siguiendo las instrucciones de sorantis, ya empezaba a salir el solo por el horizonte, con seguridad seria un hermoso dia…Aurus nos advierte que alguien vienen detras de nosotros, al parecer es fafedriel pero viene con rabia!!sus ojos estan llenos de ira…cuando estaba muy cerca empezo a cantar una cancion sobre un reino prospero y la llegada de alguien que lo destrozo”

“maldita memoria porfavor pongan de que mas trataba la cancion”

“porfavor alguien ponga lo que dijo cuando se acercaba que no recuerdo…”

Khalon parecia no entender lo que pasaba y trataba de hablar con fafedriel, todos se alejaron del paso del elfo menos khalon y yo, las manos de fafedriel empezaron a brillar y cogieron al maestro por el cuello,este al verse atacado intenta safarce del elfo mientras que los demas intentan atacar, pero al parecer la cancion los ha dejado demasiado impactados y todos los ataques fallan, solo yo logro darle pero al parecer mi spell no le hace el mas minimo rasguño.Luego Khalon hace lo mismo que fafedriel y lo coge tambien del cuello con el mismo spell. Despues de unos segundos y unos infructuosos intentos de separarlos, cae khalon al suelo y fafedriel con su ultimo aliento grita “y ahora es tiempo de que ustedes mueran” y de el salen veloces espiritus, uno por cada uno de nosotros…

Los espiritus son muy veloces y atacan pasando atraves de nosotros, el primero en caer es Sorantis y el espiritu se mete dentro de su cuerpo, luego un espiritu se desvanece al tocar el escudo de cristal de ragnok, y despues mi espiritu me da un gran golpe que me manda a una negrura absoluta.

Los demas siguieron luchando arduamente hasta derrotar a los espiritus gracias a la fuerza de Ragnok y los poderosos hechizos de Aurus…luego de la batalla Aurus se acerca rapidamente a Obliv para darle una pocion de Last Chance que lo regresa a la vida.El Gran Maestro Khalon se despierta al parecer ya con sus recuerdos y pregunta sobre lo que acaba de suceder, al ver a Sorantis y Obliv inconcientes se acerca a ellos y les hace un Recovery que los despierta, despues ayuda a Fafedriel que tambien habia quedado muy malherido.

Les contamos a los Maestros sobre lo que acaba de suceder y ellos mutuamente se miran en el astral y descubren que han sido marcados por un horror.Ambos sabe lo que deben de hacer, primero Fafedriel le limpia la marca de horror a khalon y grita estruendosamente, luego Fafedriel se pone en posicion de loto y Khalon empieza a limpiar la marca de horror de Fafedriel pero asombrosamente este no grita como lo hizo el Gran Maestro.

Ya casi estaba amaneciendo, y apresuramos el paso hacia haven siguiedo las instrucciones que tiene Sorantis, cuando llegamos todos se van a descansar a la posada de Torgak menos Obliv y los maestros.En la posada Aurus prepara camas de aire para todos.

Khalon y Fafedriel se dirigen hacia el arbol, mientras que obliv se dirige hacia la caravana de Omasu.

Obliv se acerca a Omasu para pagar por el nombre de la varita que antes le habia comprado en el camino, y como es de esperarse de Omasu este cobra mas de lo estipulado.Luego se sientan a comer y a hablar un poco, y Omasu le cuanta que ha llegado un nuevo comerciante al pueblo de Haven.

El nuevo comerciante se acerca a la caravana y un olor fetido se desprende de el, es un troll y un viejo conocido.

Frente a Omasu y Obliv se encuentra Clarites con su fea sonrisa y sus costras sangrientas en todo su cuerpo.Omasu lo invita a comer y a tomar algo, clarites saluda muy cordialmente a obliv y pregunta si sigue andando con los mismo cobardes a lo cual obliv asciente, luego Clarites se despide para ir a saludar al alcalde de este pueblo, Torgak.

en esa parte no estuvo Obliv asi que alguien porfavor la copia>>

.. ... .... ..... ...... ..... .... ... ..

Clarites se dirige hacia el arbol de Fafedriel, alli se encuentra con Khalon y el elfo,luego de una grite que se abre en el arbol sale Khalin. Al principio Khalon se muestra muy osado e incredulo, pues no cree que clarites pueda hacer algo contra el, y apesar de los esfuerzos de khalin de intentar convencerlo de que deben irse este no hace caso. Luego llegan Tskata, Sorantis, Krishla y Aurus al lugar, un poco despues un gran estruendo se oye venir y es Obliv que viene cavalgando sobre una gran montura y al acercarse se desvanece la montura y cae al suelo.Clarites ve la espada de Tskata que estaba brillando como nunca antes la habiamos visto!!, tanto que hasta cego la vista de los que estaban cerca. INmediatamente Khalin mando a Tsakta que saliera corriendo para no perder la espada.y Khalon miro en el astral y quedo petrificado del susto, parecia un niño indefenso.Ahi Clarites les ofrece un poco de vino que habia tomado de la caravana de Omasu y propone un brindis escalofriante.

“Brindemos por la muerte de una Gran Dragon”

y luego pregunta por la ubicacion de la guarida del gran dragon icewing, pero los grandes maestros se niegan a revelar tal informacion, y clarites con el movimiento de un dedo hace una gran herdida sobre el cuerpo de Khalon que grita de dolor, luego vuelve a mover su mano y una gran herida con la forma de una gran garra de dragon se habre sobre el pecho del Gran Maestro Khalon.Khalin sigue insistiendo que deben marcharse lo mas pronto posible pero Khalon esta demasiado asustado para reaccionar. Luego Clarites hace el mismo gesto y una heridas se hacen sobre el pecho de Khalin, y se ve tambien como el gran zarpaso de un dragon.en ese instante Khalin jala a su hermano Khalon hacia la grita que se habia formado en el arbol y estos desaparecen en su interior. Clarites con mucha rabia le dice a Fafedriel que almenos el morira y en ese momento Fafedriel se inmola y se convierte en cenizas. Clarites con mucho ira por no haber conseguido se dirige hacia la gran muralla y con un solo movimiento de su mano la derriba y pasa por ese ran hueco y se dirige hacia la puerta de haven que tambien destruye.

Luego sorantis pregunta si podriamos recoger esas cenizas que quedaron de Fafedriel y llevarlas como muestra de la muerte de este elfo a Twiceborn, pero Obliv mira en el astral y le dice que algo del maestro fafedriel aun se encuentra ahi…

Sorantis sin hacer caso y viendo que no morian pajaritos al acercarse al arbol decide intentar coger las cenizas, pero un gran poder lo afecta y lo tira hacia atras, y en su mente escucha:”te he dicho elfo que no eres bienvenido en mi circulo”.

Despues de un rato aparece Fafedriel en la misma posicion de siempre, meditando.Al parecer los grandes poderes de un ilusionista acaban de engañar hasta a Clarites.

Fafedriel sabiendo lo que necesitabamos para recuperar la Flor Eterna no ofrece la cabeza del Gran Maestro Khalon y señalando una piedra de aproximadamente el mismo tamaño la transforma en una cabeza de obsidiman igual a la de Khalon.

View
Twist of Fate - 03. Twiceborn

Sorantis conserva la cabeza de la pitonisa muerta con la esperanza de que Obliv pueda sacar información de ella, lo cual perturba ligeramente al obsidiman en cuanto a las expectativas que el blood-elf tiene de él. Ante las sospechosas acciones de Lenetriel, Sorantis les cuenta a los demás el complot que logró escuchar en contra de la reina Twiceborn, así que deciden mantener constantemente vigilado al elfo. Mientras recorren el carnaval Obliv se encuentra con Omasu quien le presta unas cuantas piezas de plata para que apueste y prácticamente lo obliga a sentarse; mientras el joven obsidiman se encuentra en su mejor momento de ganancias el mercader le pide que le acompañe, lejos del grupo y dentro del primer vagón de la caravana del mercader se encuentra una T’Skrang, según Omasu un corazón puro del cual él desea que Obliv se haga cargo; si bien Soulkeeper no objeta ella sí lo hace lo cual le hace acreedora a una mirada atemorizante por parte del mercader, que la obliga a buscar refugio bajo el brazo de Obliv.

_>> Risslock: despues de la pitonisa nos separamos y vimos como lenetriel se reunia con un grupo de undead, obliv escucha sus planes atraves de las sombras.aurus se dirige a la torre de vigilancia que da a parlainth y un gran cuervo se le acerca, el se esconde dentras de un barril y el cuervo se posa sobre el barril, ante la vista de aurus el cuervo se transforma en obliv y el barril se rompe bajo el peso del obsidiman y Aurus queda bañado en vino…obliv le cuenta que el plan de lenetriel se llevara a cabo en 1 hora.la mariposita se va a cambiar de ropa.

>> Overseer: Por favor verifiquen bien la secuencia, tengo dudas respecto al momento en el cual se ubica la llegada de Krislla.

>> Overseer: Tampoco recuerdo donde se ubica exactamente el siguiente evento.

Fafedriel surge de las puertas y cuando es interrogado sobre el destino de Sogora niega vehementemente haber salido de la ciudad con el undead-elf, lo cual contradice las versiones del guardia de la torre y de Krislla, sin embargo, los poderes del nethermancer son suficientes para que los héroes decidan no agredirlo.

En el carnaval mientras tanto la vigilancia rinde fruto puesto que Lenetriel y un grupo de cadavermen tratan de escabullirse a través de la puerta que separa a Parlainth. Sorantis se dirige acompañado de T’Skata hasta el grupo y empieza a conversar con Lenetriel quien se muestra visiblemente ansioso de marcharse, la insistencia de Sorantis se ve recompensada con una daga en el cuello sostenida por un ork cadavermen que nadie sintió aproximarse. Sorantis agrede al ork y Lenetriel pide ayuda a los guardias al servicio de Torgak, dos trolls de la tripulación de Pagmor se acercan a dirimir el conflicto y a detener al exacerbado Sorantis, los demás héroes convergen al lugar para evitar más problemas; cuando los trolls le solicitan a Ragnok que vigile a sus amigos él les recuerda que solo tiene una deuda de honor con ellos, que el elfo no es su amigo. Para el momento en que los trolls se marchan los cadavermen han aprovechado para desaparecer. Sorantis les informa que fue apuñalado por el ork de una forma tal que T’Skata nunca se percató, Ragnok le interpela diciendo que no se queje por un rasguño tan pequeño, pero todos comprenden ahora el motivo para la agresión del trovador. Acto seguido T’Skata se marcha hacia donde Vardegul para solicitarle ayuda con la salud de su amigo, ella siempre diligente con su nuevo compañero le ofrece unas hierbas que pueden servir para detener la hemorragia.

_>>Risslock:Obliv observa la conversacion de sorantis y en un intento de lelgar rapido se tira desde la muralla…ouch!!

Mientras tanto los héroes hablan con Torgak para informarle sobre la conspiración en contra de la reina Twiceborn, ante lo cual el líder del pueblo toma una posición bastante neutral y no encuentra mayor fundamento en el temor de ellos, sin embargo no objeta que ellos indaguen a fondo la situación. Para cuando T’Skata regresa Sorantis se encuentra bastante debilitado y observan al maestro Khalon surgir a través de la puerta que conduce a Parlainth, éste último al observar la condición de Sorantis le informa que puede estar siendo victima de un veneno, usa sus artes y las combina con las hierbas que Vardegul proporcionó para lograr una rápida mejoría en el blood-elf, advirtiéndole que a menos que descanse su vida corre peligro.

>> Overseer: Por favor revisen detenidamente éste otro evento.

Khalon usa sus artes para invocar a Fafedriel quien llega corriendo ante ellos, con sus ojos sangrando, el maestro obsidiman lo interroga respecto al destino de Sogora y él contesta no recuerdo qué contestó el amigo de Sorantis,

Más tarde ante la insistencia de Sorantis aceptan ingresar a la ciudad de noche, pero cada uno de ellos acude a los contactos que han hecho en el pueblo para recopilar información y los recursos necesarios para llevar a cabo su empresa. T’Skata se marcha hacia la tienda Vardegul a quien pide consejos y una espada para la T’Skrang que se les ha unido, cuándo la experimentada T’Skrang pregunta porqué le prestó a la joven su espada de respaldo el héroe le responde que no deseaba que alguien más respondiera por la espada que ella tan diligentemente iba a prestarle.

_>>Risslock:Tskata nunca dice que le presto la espada a otra tskrang, simplemente dice que a un compañero.

Aurus y Sorantis se dirigen a la posada donde encuentran a Veermoner y Hotbolt, acuden a ellos para que les ayuden a entrar y salir a salvo de la ciudad, Veermoner decide que los acompañará sin importar los peligros que acarrea la noche en Parlainth, Hotbolt fiel a su nuevo amado decide que irá también y un elfo miembro de la Grin Legion que le debe la vida a la windling se les une. Por su parte Ragnok interroga a los miembros de la tripulación de Pagmor, todos ellos en una u otra forma le desean una buena muerte sin aportarle mayor información, cuando ha perdido la esperanza de obtener información valiosa, Wallace the Black el último con quien habla le sugiere que se cuiden de los ladrones que usualmente atacan a los aventureros desde la parte superior de las construcciones dentro de la ciudad.

>> Overseer: No recuerdo qué estuvo haciendo Obliv. Y de paso ¿Cuándo fue el discurso de Khalon sobre quienes estaban dispuestos a dar la vida por la misión?

_>>Risslock: El discurso fue cuando salio de parlainth cuando supo que krishlla iba a entrar con nosotros.

El grupo que atraviesa las puertas de Parlainth guiado por Hotbolt se compone del elfo que le debe la vida a ella nombre por favor, Veermoner, Krislla, Aurus Lightbringer, T’Skata Dragonclaw, Sorantis Lowtone, Obliv Soulkeeper y Ragnok Stormhowl. Las colosales puertas se cierran detrás de ellos sumiéndolos en la oscuridad, nuevamente se preguntan si acaso fue buena idea seguir las ideas del blood-elf, pero continúan adentrándose confiados en la experiencia de Hotbolt, aunque un poco de desasosiego cobija a los que no son windlings, ya que estos han ascendido hasta una altura donde según su guía no podrán ser lastimados. Prosiguen unos cuantos metros por lo alguna vez fue una avenida para después desviarse hacia la derecha, allí empiezan a adentrarse en un laberinto de casas de piedra y madera ahora completamente derruidas y colapsadas, éste el distrito de los smalls, el laberinto sobre el cual fueron advertidos.

Mientras avanzan Sorantis confirma que las instrucciones que obtuvo del undead en efecto corresponden al camino que están siguiendo, con el riesgo presente e incluso con las advertencias sobre ladrones transmitidas por Ragnok, T’Skata baja la guardia y una leve brisa corre por su cuello, cuando verifica en su espalda nota que ha sido aligerado del peso de su preciosa espada; un windling se aleja raudo con la espada en sus manos mientras el swordmaster se queda atónito y paralizado. Ragnok reacciona lanzando el hacha de piedra contra el ladrón, pero el tamaño del windling y su velocidad evitan que logre impactarlo, mientras Sorantis usa infructuosamente su Taunt creo que el elfo de la Legion también participó. Instantes después Aurus y Hotbolt se lanzan en su persecución aérea con Krislla y T’Skata moviéndose sobre los muros y tejados del derruido distrito, los demás permanecen atrás ya que su velocidad no les permitiría seguirles el ritmo a ellos y solo lograrían quedar solos en algún lugar intermedio. _>>Risslock:se lanzan Aurus y Hotbolt, y el elfo lanzo una flecha que paso a poca distancia del ladron. Ademas…Obliv no se encuentra por ningun lado.

Aurus usa su hechizo de Crushing Will pero no logra detener al ladrón, a diferencia del hechizo lanzado por Hotbolt que hace que un rayo del cielo caiga sobre el perseguido, derribándolo dentro de una de las casuchas. Allí el ladrón se repliega hacía el interior de la casa temiendo por su vida, puesto que T’Skata ya ha llegado y recuperado su espada, al negarse a hablar Aurus utiliza nuevamente su hechizo para tratar de obligarlo a colaborar, logrando sin embargo lesionar severamente al windling que cae inconsciente en el suelo; Aurus tímidamente se retira, abrumado por haber quizás asesinado a otro de su raza y les solicita que lo traigan. Una vez se han reunido y debido a que varios del grupo se niegan a cargar a un ladrón, Sorantis termina desarmando al windling y amarrándolo a su espalda; un rato más tarde mientras se adentran en los smalls, Hotbolt desciende y le hace señas a Ragnok para que se esconda, mientras hace que los demás se escondan entre las sombras.

Un hombre de metal de varios trolls de altura pasa patrullando junto a ellos, con una espada gigantesca en su mano que ninguno desearía enfrentar; cuando se ha marchado todos respiran de alivio pero la windling les indica que permanezcan quietos, poco tiempo después otro hombre de metal bastante mellado pasa junto a ellos, de no ser por la advertencia de su guía habrían quedado aprisionados y a merced de las dos efigies móviles. Hasta ese momento Ragnok lideraba el grupo sobre tierra, pero teniendo en cuenta que su tamaño podría alertar a cualquier otro hombre de metal deciden que el grupo será liderado por los t’skrangs. Esa decisión es la que pone en peligro a Krislla, un poco más tarde en uno de los callejones Ragnok y otros dos que no recuerdo sienten el ruido de un adoquín que golpea algo metálico, la t’skrang ha pisado una trampa. Los demás se retiran con cautela mientras tratan de determinar que es lo que podría suceder si la trampa detonase, proponen halarla rápidamente con una cuerda y sacarla del área de peligro pero ella prefiere usar sus propias habilidades. Krislla usa su talento de Great Leap para salir del lugar, sin embargo, la trampa es más rápida que ella y múltiples flechas son disparadas a través de agujeros en las paredes, la nueva compañera de los héroes se encuentra herida y con varias flechas clavadas en su cuerpo. Al observar el lamentable estado de las cabezas de los demás proyectiles deciden que lo más saludable y sanitario será retirarlas, incluso si causa un poco más de daño. Ahora tanto el blood-elf como la t’skrang se encuentran heridos.

Durante un largo recorrido Hotbolt les alerta sobre múltiples trampas, las cuales estaban señaladas en el recorrido que Sorantis posee y en el cual aparece una nota inquietante “evitar los dos hombres de piedra”. Poco más tarde al final de la calle por la cual están avanzando observan una plazoleta cuya acceso está delimitado por dos gigantescas estatuas de piedra, mientras se detienen en una esquina a decidir entre girar hacia la izquierda o hacia la derecha aparece alguien a quien no esperaban, Fafedriel quien les sugiere tomar el camino de la izquierda. Sin mejores opciones toman el camino de la izquierda pero a medida que avanzan los vigías aéreos les informan que están siendo vigilados desde las casas por cadavermen, prudentemente y temiendo una trampa del blood-elf detienen la marcha mientras los windling verifican el camino de la derecha, éste camino se encuentra en cambio custodiado por un guardia de metal aún más grande que los anteriores así que la izquierda sigue siendo la mejor opción. A medida que el grupo reanuda su marcha más y más undead se unen al grupo que los vigila, hasta un punto que saben no podrían hacer nada en caso de un ataque, aparte de morir dignamente en batalla.

_>>Risslock:Solo aurus y obliv saben que es Fafedriel, y este se transforma en cuervo para ir hasta obliv y decirle que giren a la izquierda, luego sigue por el camino de las estatus de piedra y pasa caminando entre las 2.

El camino de la izquierda los conduce también hasta la plazoleta, allí son interceptados por un cadavermen de nombre nombre del elfo undead quien les ordena explicar su presencia e intenciones, ante lo cual los héroes le informan llevar un mensaje urgente para la reina acerca de un peligro inminente que se cierne sobre ella, su interlocutor es bastante inflexible y se ven obligados a decirle que Lenetriel está conspirando contra su reina y que están dispuestos a mantener su versión frente a ella, con esto el elfo accede a conducirlos ante ella no sin antes discutirlo con un dwarf undead que aparentemente es su segundo al mando. De las casas circundantes surge un mar de cadavermen que se forman creando un pasillo a través de los smalls, mientras recorren el sendero putrefacto son instruidos varias veces sobre lugares que no han de pisar o distancias que han de mantener, instrucciones que aún son fieles al registro de Sorantis. Al final del corredor llegan hasta otra plazoleta con un pozo, ése es el final de las instrucciones dadas a Sorantis y según su interlocutor el ingreso a las catacumbas, la última parte que el undead le compartió fue “descender por el pozo”.

Su nuevo guia opera el malacate para bajar el cubo hasta el final del pozo, en el momento que parece ha llegado el fondo una losa del suelo de la plazoleta se desliza dejando ver unas escaleras descendentes, al interior de esa oscura entrada se encuentran las catacumbas a donde ni siquiera la Grin Legion ha entrado. Los héroes no tienen opción y de entre sus acompañantes Ragnok, Krislla y Veermoner los acompañan, éste último convence a su amada Hotbolt de regresar a la ciudad en compañía de elfo que debe la vida a Hotbolt, una pequeña nota alegre para Aurus es que él no debió ser quien la viera partir. elfo undead desciende por las escaleras guiándolos hasta que afuera queda solo uno de los héroes, aparte de Obliv que surge de entre las sombras causando un absoluto furor de pánico mientras todos los cadavermen corren gritando que la muerte ha llegado, el dwarf se enfrenta a él diciéndole que no le permitirá pasar hasta que es convencido por el héroe que faltaba por entrar de que el obsidiman que está observando es distinto a aquel a quien temen y que ha destruido a tantos de ellos en el pasado, muy seguramente Obliv está siendo confundido con el maestro Khalon.

_>>Risslock:Aurus es el que convence al undead haciendo pasar a obliv por un sirviente(ese windling me debe una).

Una vez el dwarf acepta no atacar a Obliv y permitirle ingresar desciende abatido hasta alcanzar a elfo undead y decirle que observe quien viene tras ellos, la escena es similar a la ocurrida en la superficie hasta que éste otro undead es también convencido de la inocencia de Obliv; la ruta a través de las catacumbas es aún más confusa que la de la superficie y definitivamente no tendrían oportunidad de superar las múltiples trampas sin un guia que conozca a fondo el lugar. Después de un rato considerable de camino llegan hasta una cavidad de grandes dimensiones, allí al otro lado de un mar de cadavermen se encuentran dos niveles que sobresalen y en el superior el trono de la reina. A medida que avanzan el cerco se abre para darles paso pero se cierra tras de ellos, cuando finalmente llegan al pie de las escaleras se les ordena que se arrodillen ante su majestad Twiceborn, todos atienden la orden con excepción de Sorantis que recibe un golpe contundente en las rodillas como premio a su insolencia.

Se les permite subir al segundo nivel, justo abajo del trono custodiado por dos trolls que portan armaduras y armas de cristal, en el trono de huesos y craneos que se encuentra tapizado con la piel de un obsidiman se encuentra sentada Twiceborn, una t’skrang que a pesar de su condición de undead no pierde su majestuosidad y que aunque no mide los seis metros de las leyendas es de tamaño mayor que el de un troll adulto. En este lugar se les pide presenten sus respetos a la reina, en ese momento Ragnok suponiendo que el elocuente blood-elf sabe como comportarse imita su movimiento para unírsele en el castigo que reciben por no arrodillarse, esa es una cuenta que el espinoso tendrá que saldar con el troll eventualmente. La reina les ordena que expliquen su asunto, ante lo cual Aurus asume la vocería.

El windling explica la conspiración que escucharon de boca de Lenetriel y Sorantis agrega que se adentraron en su territorio con el propósito de advertirle a tiempo de las intenciones de su traicionero súbdito, la reina les pregunta si Torgak está al tanto, momento para el cual Ragnok comete otro error de etiqueta al tratar de hablar en windling con Aurus para que traduzca a la reina y ésta ordena al troll guardar silencio. Una vez los héroes han explicado su presencia la reina ordena a Lenetriel subir al segundo nivel, quedando éste último separado de los héroes por la escalera que conduce directamente hasta el trono. Los héroes confrontan verbalmente a Lenetriel quien finalmente le dice a su reina que lamenta que ella haya tenido que escuchar esto de ellos porque ya no tiene otra opción distinta a acelerar sus planes y matarla en ese preciso instante.

El caos se desata en el recinto al revelarse con quien yace la lealtad de cada uno de los cadavermen y los dos bandos se enfrentan a espalda de los héroes, Lenetriel salta al tercer nivel y arremete con su espada contra la reina quien logra bloquear el ataque con su propia espada que descansaba junto al trono, mientras los guardias de la reina aún no han logrado reaccionar Krislla libra la distancia hasta Twiceborn y Lenetriel de un solo salto propinando un golpe que logra derribar al elfo traidor, detrás de ella Ragnok ha hecho lo mismo y le propina al elfo un golpe con su escudo, mientras Aurus y Obliv lanzan sus hechizos; cuando Lenetriel trata de incorporarse la reina Twiceborn lo empala con su espada haciendo que la vida abandone finalmente su cuerpo. La reina se dirige a sus súbditos y los desafía mostrando su superioridad y exigiéndoles renovar su lealtad, a pesar de la atemorizadora presencia de la reina cuatro cadavermen titubean y permanecen en pie, pero solo brevemente.

>> Overseer: No recuerdo que hicieron Sorantis y Veermoner, de hecho si mal no recuerdo a Aurus le falló el hechizo, por favor corrijan el párrafo anterior.

La reina se sienta nuevamente en su trono y ordena que le traigan agua para refrescarse, la cual ingiere ávidamente y una vez termina se dirige a los héroes y sus acompañantes, les agradece por su muestra de lealtad y les informa que en pago podrán regresar con sus vidas intactas a Haven y serán bienvenidos a futuro en su corte. Habiendo ganado la confianza de la reina Sorantis le solicita los ayude en la búsqueda de la Everliving Flower, la reina les informa que dicho artefacto se encuentra en su poder y que gustosamente lo intercambiará por la vida de cualquiera de ellos, o una promesa de sangre bajo la cual deberán regresar en un año y un día a realizar el servicio que ella decida, incluso entregar sus vidas.

Ragnok y Veermoner ciertamente no se encuentran dispuestos a llegar hasta tales extremos por una deuda de gratitud, de hecho buscan una solución alterna y la reina les permite discutirlo en otro recinto, donde finalmente deciden regresar a Haven para buscar otras opciones sabiendo que serán bienvenidos ante la reina.

_>>Risslock:La reina tambien plantea la posibilidad de cambiarles la flor por la cabeza de Khalon o la de Fafedriel.

>> Overseer: ¿Finalmente Sorantis se quedó o no en las catacumbas?

La reina ordena a uno de sus súbditos conducirlos hasta la superficie, una vez lejos del pozo se encuentran con Fafedriel quien se sorprende de ver que han sobrevivido y sin mayor dialogo sigue su camino, un poco más adelante se encuentran con el maestro Khalon, al principio conversan con él con confianza pero su aparente desconocimiento de hechos relevantes les hace sospechar que algo no se encuentra bien. Finalmente el obsidiman les sacude con una pregunta ¿Quién soy yo, quiénes son ustedes?

_>>Risslock:Khalon se acerca levitando

View
Twist of Fate - 02. Grim Carnival

>> Overseer: De esta jugada recuerdo poco, así que por ahora ubico los eventos base completen por favor lo que falta para iniciar la redacción. Además, creo que algunos eventos corresponden a la última jugada

Obliv:

-Obliv sobrevuela la ciudad y ve algunas de las partes de parlainth.

Fafedriel, su árbol y el círculo asesina pajaritos:

- Sorantis lo desespera y él lo aleja.

- Sorantis por poco y pierde la vida en el proceso de desafiar la advertencia de Fafedriel.

- Obliv se lleva bien con él por la disciplina mutua.

y porque es otro discipulo de Alaria.(risslock)

- Convencen a Fafedriel de cuidar a Sogora.

Aurus y Obliv se encuentran con el maestro Heirmon:

- Amuleto extraño en la asistente.

- Heirmon al borde de la muerte.

- Acepta enseñarle a Aurus.

T’Skata y Vardegul:

- T’Skata sin proponérselo se convierte en padre.

- Vardegul le permite examinar los objetos de su tienda.

Ragnok y Torgak:

- Se enfrentan en un desafio de beber cerveza.

- Ragnok pierde y Torgak lo arrastra hasta su casa donde lo deja dormir.

- La esposa de Torgak ayuda a Ragnok a recuperarse.

Ragnok y Pagmor:

- Pagmor es del clan Bloodlore.

- El y su tripulación poseen un drakkar.

- La tripulación se compone de cuatro trolls Sky Raiders: Wallace the Black, fireflyer, sugar-crunch y Gremar?.

- Pagmor invita a Ragnok a unirse a su tripulación.

Eventos conjuntos:

- Acceden a trabajar para Torgak protegiendo a los undead que vienen en el carnaval.

- Aurus encuentra un libro mágico en la tienda de Vardegul con historias sobre Parlainth.

- Sorantis usa su disciplina para reducir el temor en la población a los undead, Ragnok lo acompaña y sufre varios efectos acumulados.

La noche del carnaval

- Fafedriel se esfuma llevándose consigo a Sogora, lo cual es confirmado por los guardias.

- Lenetriel un elfo llega con el carnaval.

- Lenetriel es escuchado conspirando con otros undead en contra de la reina Twiceborn.

- Sorantis obtiene de un undead la ruta para entrar a los smalls y llegar hasta la entrada a las catacumbas.

- Una pitonisa undead usa su bola de cristal para leer la suerte a Obliv, grita y se arranca los ojos después de destruir su bola.

- La pitonisa forma un alboroto que Lenetriel atiende y ella le dice que el obsidiman tiene que ver con la muerte de la reina a quien deben advertir porque está en peligro.

- Lenetriel la decapita.

>> Overseer: Pareciera que la cerveza que Ragnok se tomó estaba tan fuerte que me cogió hasta a mi, causándome perdida de memoria ;-).

View
Twist of Fate - 01. Haven

Con el corazón aún pesado por haber perdido a su amigo Leviathor el grupo de heroes descendió hasta lo profundo de la fortaleza de madera, al lograr alcanzar su interior se percataron de que era uno de esos pocas veces nombrados kaers de madera, todo el interior de la fortaleza era en realidad una gran cavidad repleta de casas de madera ahora derruidas y en las cuales nada habitaba más que la muerte.

En el centro del kaer yacía un túmulo de piedras que al ser inspeccionado de cerca poseía una entrada oscura, descendiendo por una retorcida caverna con la mayor precaución posible encontraron una habitación excavada en la roca bajo el kaer, allí el corazón de Aurus se encogió aún más al ver al tercero de su clase que conocía aparte de sus padres, un rostro y una piel tan frágiles como las suyas pero carente de alas, en el lugar donde estas deberían estar no había más que un muñón desgarrado, adicionalmente una venda sucia y sanguinolenta cubría sus ojos.

Con delicadeza auxiliaron al Windling, de nombre Veermoner quien les contó que era mantenido prisionero por Uhmes, quien le había quitado las alas para realizar experimentos en trolls corruptos. Al otro extremo del laboratorio se encontraba otro túnel, a medida que descendían por el túnel eran acompañados o quizás amenazados por el rítmico retumbar de una respiración pesada, en sus mentes solo se dibujaban los cave-trolls que habían tenido que enfrentar en otras ocasiones.

Varias celdas se enfilaban dentro de éste segundo túnel, dentro de una de ellas encontraron a un humano de nombre Alkor, junto a esa celda la disciplina de Obliv le señalaba que se encontraba un undead, que resultó ser un elfo de nombre Sogora que a diferencia de otros cadaver-men era claramente racional, quien según el relato del humano era su hermano. Ambos son comerciantes quienes venían de la ciudad de Kratas cuando fueron capturados por esclavistas theranos.

La respiración que escuchaban resulta ser de un troll que también era prisionero, quien después de proferir su claro desagrado hacía Sorantis y una vez le explicaron no tenía nada que ver con su captor Kalourin, acordó no agredirlos a cambio de que lo liberasen, una vez liberado notan que este troll a pesar de ser más pequeño que Leviathor es más corpulento que su difunto amigo y tiene un aire que a la vez inspira y atemoriza. La percepción astral de los héroes les indica que el troll es un adepto de algún tipo, ya que su cuerpo astral se encuentra completamente formado y destella con los rayos de una tormenta.

Una vez han liberado a los prisioneros conversan con Ragnok, éste les cuenta que fue tomado prisionero por un esclavista therano, un poderoso y peligroso hechicero de nombre Fergis, posteriormente fue llevado a la fortaleza donde fue mantenido por Kalourin y Uhmes. Ahora alberga venganza contra ellos tres, la cual ya los héroes habían tomado anteriormente, puesto que de una u otra forma han dispensado de esos tres individuos. Sin razón aparente para permanecer con ellos, el troll les informa que les debe su libertad y que los apoyará en lo que necesiten hasta que su deuda de honor esté saldada.

De regreso a la superficie los héroes y los cuatro prisioneros se detienen en el laboratorio donde Veermoner y Ragnok se alegran de encontrarse nuevamente, en ese momento el troll se ofrece a llevar al windling. Aurus por su parte realiza un inventario de los elementos del laboratorio para decidir que podría servirles, allí encuentran un grimoire de Nethermancer, del cual toma posesión Obliv. A pesar de que buscan con detenimiento ya no hay rastros de la niebla, así que deciden salir de la fortaleza.

Una vez fuera de la fortaleza se encuentran con los grandes maestros obsidiman, allí Khalon se ofrece a restaurar las alas de Veermoner, las manos del maestro brillan y ante la mirada atónita de los presentes las alas del windling vuelven a crecerle, a medida que el pasto alrededor del maestro muere a la misma velocidad que las alas vuelven a su estado natural. El maestro obsidiman musita que no es necesario regresarle los ojos, puesto que un windling posee otros sentidos aún más agudos.

luego el gran maestro se fija en el undead, se acerca y le pone un sello de proteccion, luego le dice a obliv que lo lleve a parlainth que alli encontra un lugar entre los de su especie.

Los héroes discuten sobre el destino de la fortaleza, hasta que el maestro Khalon se ofrece a destruirla en una forma segura para el bosque, una vez aceptada la oferta observan como la empalizada colapsa y se consume en una gigantesca conflagración que evita lastimar al bosque. De regreso al pueblo le ofrecen a Ragnok prestarle la espada que portó su amigo Leviathor, puesto que solo otro troll podría blandirla, él acepta la oferta y promete devolverla en cuanto pueda proveerse por si mismo un arma.

En Tureem son recibidos por Turan el alcalde!. Aliviados porque los efectos de la niebla se han disipado y con la confirmación del maestro obsidiman de que la corrupción se ha marchado empiezan a ayudar a los pobladores, algunos héroes sin embargo deben descansar de sus heridas mientras los demás empiezan de inmediato a ayudar.Mientras que Alkor y Sogora son dejados en uno de los vagones de la caravana therana.

La fortaleza conjunta de Khalon, Ragnok y Obliv es de mucha utilidad para la instalación de las vigas principales en la posada, corazón económico del pueblo, a diferencia de los héroes Ragnok mantiene un profundo respeto por el obsidiman a quien constantemente llama “ago’al” y conversa con él mientras apoyan en la reparación del lugar. Durante la conversación Khalon le informa que ha visitado el hogar del troll, donde hace muchos años conoció al guerrero F’dral a quien tiene en gran estima.

Una vez Sorantis termina de descansar se avoca a componer una oda a su amigo caído, invierte una cantidad considerable de tiempo y finalmente se dirige al centro del pueblo donde empieza a cantar, allí la triste y lánguida canción que contrasta el sacrificio de su amigo con la frialdad del obsidiman conmueve a todos los presentes, una multitud que crece paulatinamente, hasta el punto que incluso las obras en la posada se detienen; ahora todo el pueblo se encuentra allí e incluso el inamovible maestro obsidiman derrama una lagrima, la carga emocional del arte de Lowtone es tal que algunos de los pobladores se desmayan en el lugar.

Una vez la oda finaliza el maestro obsidiman llama a los demás a seguir trabajando mientras limpia las cristalinas lagrimas de su rostro, ninguno de los presentes olvidará ese relato. Reanudando las labores Ragnok trata de conseguir un escudo, sin embargo en el pequeño pueblo lo único que logra encontrar es un hacha, que gracias a la intervención del ahora alcalde le es entregada a cambio de su ayuda para la reparación de la posada.

Eventualmente todos terminan de descansar y se dedican a ayudar en las labores, el progreso es tal que al caer el sol la posada está terminada, una celebración es lo indicado para levantar el espíritu de los pobladores que durante tanto tiempo estuvo postrado. Todos se unen a la celebración, Aurus se sienta al lado de Veermoner y hablan, T’Skata demuestra sus dotes como bailarin, Obliv simplemente está afuera en compañía de Khalon y Sorantis disfruta de los placeres que las mujeres del pueblo están dispuestas a entregar a un artista de tal calidad. Ragnok permanece en una esquina disfrutando de la cerveza que no había disfrutado por más de un año, afuera de la posada Alkor apoya a su hermano Sogora en la tragedia de no poder disfrutar del licor ni la comida, gracias a su nueva maldición.

Al inicio de la celebración Sorantis convence a los demás de retirarse temprano para continuar al alba la búsqueda de la salvación para su madre, sin embargo, su fortaleza física le traiciona y cae presa del licor. Cerca al mediodía siguiente el elfo recupera la conciencia en medio del estupor del licor para encontrarse acompañado de dos mujeres, con una agilidad practicada durante varias décadas el elfo se retira del lugar y se une a sus compañeros, para finalmente emprender la marcha hacía Parlainth.

El nuevo alcalde les provee de algunas raciones y un vagón que fue tomado de los esclavistas, mientras que el maestro Khalon invoca monturas astrales para propulsar el vehículo; emprenden la marcha que les tomará varios días. Varios días transcurren durante los cuales las artes de Aurus les permiten ingerir exquisitos festines y contratiempos que resaltar siguen su camino.

Pocos días antes de llegar a Parlainth divisan una caravana de mercaderes, al ver que se encuentra fuertemente custodiada deciden aproximarse con la mayor cautela posible y mostrando buenas intenciones. La caravana resulta ser liderada por Omasu, un mercader obsidiman amigo de Khalon, durante la conversación entre ellos y los héroes el mercader logra dilucidar que todos se dirigen al mismo lugar.

Omasu quien no pierde nunca una oportunidad para comerciar ofrece a los héroes sus productos, sin disponer de Leviathor para garantizar precios justos confían en la honestidad del mercader y compran varios elementos, entre ellos un escudo de cristal que Ragnok deberá devolverles cuando parta camino con ellos y varitas para los hechiceros, Obliv financia buena parte de la compra con el dinero dejado por su difunto amigo, ante lo cual los demás suponen que ha guardado suficiente para el resto del camino.

Finalizada la negociación Khalon decide continuar con Omasu mientras ellos se adelantan. Pocos días después llegan al atardecer a lo que suponen es Parlainth, observan luz surgir de dentro de las murallas y por prudencia deciden pasar la noche en el bosque, al amanecer se acercarán a la ciudad.

Poco después de romper el alba observan unas gigantescas murallas, de las cuales surgen unas murallas más pequeñas y con un estilo de construcción diferente, en ellas se encuentra un portón custodiado por garitas de guardias, allí Sorantis hace gala de su trato honesto y abierto hacia la gente logrando que el guardia les permita el paso, por último desplegando su humildad absoluta le informa al guardia que lideran una caravana que llegará dentro de poco. El guardia les indica que la autoridad del pueblo de nombre Haven es un troll que pueden encontrar en una posada al final del pueblo.

Mientras caminan por las calles de un pueblo como cualquier otro, notan la sorpresa en los pobladores que observan a Obliv con curiosidad y recelo, finalmente llegan al Restless Troll, una posada en piedra que a diferencia de muchas otras puede acomodar fácilmente a cualquier troll. Para evitar atemorizar a la población Alkor y Sogora permanecen en el vagón mientras los demás entran a la posada, la cual se encuentra llena y donde se pueden observar individuos que van desde lo curioso hasta lo siniestro y rebosantes de curiosidad o agresión.

Un troll de cuernos desiguales atiende en la barra, al aproximarse ellos a él, se identifica como Torgak el líder del pueblo, dandole una mirada detenida el troll llama a alguien de nombre Hotbolt y le dice que observe a los visitantes. Hotbolt resulta ser una windling, la primera fémina de su especie que Aurus ha conocido aparte de su madre, el impacto es tal que Aurus a diferencia de Veermoner se queda sin palabras, perdiendo quizás para siempre la oportunidad de disfrutar la compañía de una windling, bastante alegre y osada a juzgar por las apariencias.

En la posada algunos individuos sobresalen del común, entre ellos los acompañantes de Hotbolt, en la barra una t’skrang de nombre Vardegul que no pierde de vista a T’Skata, mientras que en otra mesa un troll amenazador y bastante grande acompañado de un warhammer y una ork con cara de pocos amigos. Torgak les dice que se encuentran en el pueblo de Haven, un lugar de paso y descanso para todos los aventureros que deciden entrar a Parlaint.

>> Overseer: No recuerdo si la interacción con todos esos personajes fue en esta jugada o en la siguiente.

>> Risslock: En esta los vimos, y en al siguiente interactuamos.

Le solicitan a Torgak hablar en privado ante lo cual él accede a retirarse de la posada, a la salida de ésta visiblemente perturbado les pide el favor de deshacerse de las monturas astrales, que pueden levantar pánico entre los pobladores. Cruzando la calle se encuentra la casa de Torgak donde los conduce a una oficina, allí ellos le expresan sus intenciones de entrar a Parlainth para buscar un objeto que les permitirá salvar a la madre de Sorantis.

Durante la conversación él les informa que varios aventureros entran y salen, también que pueden encontrar información valiosa para su ingreso con Vardegul y ante la pregunta de Lowtone le informa que solo hay otro blood-elf en la ciudad, de nombre Fafedriel. Además les cuenta que hace varios años él entró a Parlainth y se enfrentó con varios cadáver-men, después de haber matado a varios y viendose rodeado la reina de los undead le ofreció un pacto mediante el cual su pueblo no atacaría Haven siempre y cuando se les permitiera ingresar a éste cada cierto tiempo sin ser agredidos por su condición.

Mientras se encuentran reunidos, una ork con delantal de weaponsmith entra y visiblemente perturbada le entrega a Torgak un panfleto que fue puesto en varias puertas del pueblo durante la noche anterior, en él se informa a la población que después de varios años sin acercarse al pueblo los undead realizarán un carnaval macabro para el cual invitan a toda la población.

View
Trial of Despair - 07. Broken Pattern

Leviathor se escondía debajo de las hojas de los árboles, tal como lo hiciera hace pocos años en las cavernas de Throal cuando su estatura era menos de la mitad. Solo que esta vez no era por timidez sino porque no podía permitir ser visto por los tripulantes de ese gran galeón Therano. El Gran Maestro Khalon, quien horas más tarde reescribiría su destino y hermano del gran maestro Obsidiman a quien el troll admiraba, les ordenó que se fueran por el bosque. Él se encargaría de los problemas.

El galeón huyó en llamas, al parecer el gran Khalon generó gran confusión en los elfos de tierras lejanas. Leviathor, leal y cauteloso como siempre, seguía caminando a un paso rápido, cuidando la retaguardia de sus amigos. Finalmente en los linderos del bosque Goldivy se despide de ellos, y los deja en el camino…. En ese mismo sendero recorrido por ellos unos días antes, cuando trataban de salvar la vida de Alaria. Llegan a Tureem, justo después de ser interceptados por Khalon en la entrada del pueblo.

Preguntando por el alcalde Tural, descubren que se ha recuperado misteriosamente de su herida en unos pocos días, y deciden investigar en su casa. T’Skatha y Sorantis entran furtivamente por la parte posterior de la casa y les abren la puerta, allí, encuentran un rastro vacío y unas pocas gotas de sangre en la cama, ante la visión astral que logra obtener Aururs le piden ayuda a Khalon, que decide entrar a la casa a través de la pared y sin recato por lo que opinen los habitantes del pueblo; finalmente les dice que el espíritu de Tural se encuentra aún en la casa, pero el cuerpo ha sido tomado por otro ser… y las pistas los dirigen hacia el bosque en la mitad de la noche.

Siguiendo un tenue rastro a través de la espesa niebla, llegan a una gran fortaleza de madera. Leviathor permanece en el bosque de nuevo, él sabe que su gran tamaño podría delatarlos y los grandes árboles son los únicos que pueden ocultar su presencia, porque incluso Obliv es difícil de ver, aún así y a pesar de su precaución, unos ojos inquisidores los observan desde adentro de aquel castillo.

Rodean la fortaleza para encontrar en la parte más lejana un puente levadizo que permite librar un foso, pero debido a que está levantado deciden regresar a la parte posterior de la empalizada donde no había foso. Obliv se acerca y pareciera sumergirse en la tierra, una ilusión cubría un foso tan profundo que ni sus dos metros y medio permiten que quede a flote. Aurus usa sus artes para hacer flotar al Obsidiman y por primera vez la imponente hacha de Leviathor salva la vida de alguien, al ayudar a su amigo a salir del fondo del foso.

Leviathor se dispone a escalar hasta el primer nivel del castillo con una cuerda que, mágicamente, el maestro Aurus dejó suspendida en el aire. Para el troll, todo esto parece muy confuso y extraño, pero aún así, el confía en sus compañeros y amigos y decide entrar, como siempre, al frente de cualquier peligro. Al acercarse a la empalizada Aurus casi es capturado por un gran brazo putrefacto que sale de una de las ventanas del castillo, pero finalmente todos terminan en el primer nivel sanos y salvos.

Un ser misterioso empieza a caminar hacia ellos después que una de las puertas se abre bruscamente. Una niebla lo acompaña y lo sigue… como alimentándolo y apoyándolo. Su parecido con un viejo amigo, Crarites, es impresionante, y el miedo y respeto de todos despierta una gran prudencia que impide que esta criatura sea atacada. En la confusión, Aurus es arrebatado de sus amigos por otro Troll, igual de asqueroso, pero que debido a su fuerza, deja fuera de combate al Windling.

Leviathor, en el afán de recuperar a su amigo, lanza a T’skatha y a Sorantis hacia el nivel superior, para que auxilien a Aurus mientras los demás combaten contra las criaturas del nivel inferior. Obliv invoca al Bone Spirit al que había encomendado cuidar una parte del bosque poco atrás que ayuda incansablemente en esta batalla.

Aunque T’Skatha se encuentra en una posición precaria, logra defenderse y luchar por un tiempo contra el Troll. Sin embargo su oponente es bastante poderoso, y deja fuera de combate a los dos leales amigos. Debido a su gran tamaño, él trata de encontrar un camino para llegar al lugar donde se encuentra el pequeño Aurus, rompiendo la pared que lo separa de la segunda empalizada. Allí Sorantis que había sido lanzado de regreso por el oponente y Leviathor, empiezan a correr buscando las escaleras, pero Aurus descubre que, a pesar que debe hacerse el muerto para sobrevivir según una voz hermana le dice en su cabeza, prefiere combatir hasta el final y aumenta su tamaño utilizando su poderosa magia. Ahora las cosas son de igual a igual… o al menos eso cree el ahora agrandado Windling.

El troll enemigo vuelve a dejarlo inconsciente, pero gracias a su ayuda ya llegaron todos allí. Entre todo el equipo logran doblegar la amenaza, incluso el pacífico Sorantis asesta certeros golpes contra la mole corrupta pero al final las oscuras artes del enemigo sólo han dejado en pie a Leviathor y Obliv, los demás se encuentran aún vivos pero reducidos por sus heridas.

Khalon aplaude para felicitar que pudieron derrotar al horror, pero algo diferente se encuentra en el tono de su voz y en su actitud. Les exige que prosigan en su empresa de destruir las criaturas de la fortaleza y rechaza la solicitud de curar a los amigos, y Obliv se trata de justificar de una u otra forma. Finalmente el antiguo Gran Maestro accede y los despierta a todos. Parece que quiere darle una lección a su hermano menor.

Unos nuevos aplausos se escuchan desde la empalizada del centro de la fortaleza, y Tural, o más bien su cuerpo, felicita a un viejo Obsidiman por entregar enseñanzas a su hermano más joven. Una amenaza de muerte recae sobre los hombres de piedra, y Khalon, le dice a Obliv que esto es su responsabilidad y que debe lidiar él mismo. Cuando el hombre de piedra asiente, es teletransportado justo detrás del No-Muerto Tural. Allí una batalla en donde nadie más participa se lleva a cabo, pero Obliv es vencido y muerto por el horror. Su cuerpo inerte cae hacia atrás y Tural, o más bien su cuerpo, mira fijamente a Khalon. El poderoso hombre de piedra no hace nada, más que mirarlo, mientras Aurus, con desespero vuela hasta allí y electrocuta al cuerpo prestado hasta matarlo, de nuevo.

El Windling le pide a Khalon que reviva a Obliv, justo cuando todos llegan al tercer nivel de la empalizada, pero el hombre de piedra se niega. Al parecer, Obliv no es digno de vivir según su criterio, y el destino ha decidido que debe morir. Desesperado porque nunca se habia sentido tan frustrado al hablarle a una roca, Aurus pide ayuda al otro gran maestro, Khalin, a través de su medallón.

Khalin no solo contesta, sino que adicionalmente aparece a través de una grieta de luz que se forma en el suelo de éste último nivel de la fortaleza, un viaje que pocos de los presentes podrían explicar. Después de discutur con su hermano Khalon, y de ignorar las súplicas de los aventureros, deciden que solo retornarán la vida a Obliv a cambio de la vida de uno de ellos.

La desesperación se dibuja en las caras de todos, y algunos empiezan a llorar. Por primera vez, se dan cuenta que la soledad es el otro integrante del grupo, y pareciera que ya ni con los grandes maestros pueden contar.

Los maestros les exigen una decisión unánime, pero no logran definirse, hasta que Leviathor, leal, protector, leal y consciente, weaponsmith del reino de Throal, quien logró el bienestar para toda su familia y alcanzó varios sueños, que pocos trolls de las dilapidadas y miserables cavernas donde él nació se atrevían incluso a dibujar, lo único que le faltaba por alcanzar era tener los doce nietos que su madre siempre le repetía debía traer al mundo, ese anhelo ahora recaía en los hombros del hermano que había dejado atrás en la forja.

Con la lealtad que aprendió de su maestro Gromk y feliz de saber que ya no le falta mucho por hacer en este mundo, Leviathor decide entregar su vida. Sorantis trata de interrumpir, pero la decisión debe ser unánime y respetada por todo el grupo, ante lo cual el noble troll insiste respeten su voluntad… y así es. La vida de Leviathor es drenada de su cuerpo, y entregada al cuerpo de Obliv a través de una magia tan poderosa de la cual no puede leerse en el Corazón de Throal. El gigantesco y musculoso cuerpo del troll yace ahora emaciado y frágil sobre el suelo de ésta olvidada fortaleza, su destino había sido escrito por el hermano mayor de su amigo Obliv, ante la mirada impasible del gran maestro de Throal a quien tanto admiraba el humilde weaponsmith.

“Haz que el sacrificio de tu amigo valga la pena, y toma esto para que lo recuerdes!”

Dice Khalon a Obliv mientras golpea su rostro con una fuerza tal, que la cabeza de un ser de carne y hueso la perdería en el instante.

View
Trial of Despair - 06. Wings

Con un martillar eterno, una gran gota de agua caía repetidas veces sobre aquel viejo escudo.

Veemoner trataba de pensar en otra cosa, pero el infernal ruido retumbaba una y otra vez como si un ejército de orcos caminara sobre su cabeza. Sus dientes se apretaban sobre la mordaza sucia, y ya no se preguntaba más de la ropa de qué muerto había salido aquel trapo. Ya sus ojos no veían, o al menos estaba seguro que no era aquella venda la que los cubría. El malnacido había sacado sus ojos. Veemoner aún podía sentirlos cerca.

Sentia al mismo tiempo que trataba de cubrir sus orejas, como la sangre corria por sus brazos porque los grilletes, desgarraban su delicada piel como un bambú corta el curso del río. Las heridas, presentes por varios días, se rompían apenas empezaban a sanar, generando cicatrices sobre las cicatrices ensangrentadas.

Su cuerpo, completamente desnudo, ya no reflejaba la magia que pareciera cautivar el corazón de los más feroces guerreros, las más hermosas doncellas y los más inocentes niños. Ahora, Veermoner parecía un despojo mortal que apenas respiraba mientras se ahogaba en su propia sangre.

Unos pesados pasos se acercan lentamente…

[Uhmes] Qué estás haciendo mi pequeño experimento? Aún crees que tus alas podrán llevarte a algún lado? Aún crees que el sol quiere volver a bañarte como lo hizo durante todos esos años? – dice una voz ronca y profunda.

[Veermoner] Realmente ya no importa, por favor, mátame… mátame de una vez. – contesta una voz aguda y delicada, masculina pero muy delicada.

[Uhmes] Matarte? Porqué crees que yo haría eso? No podría cargar en mi corazón con semejante culpa. Además, este mundo no me perdonaría jamás que hubiera arrebatado la vida de alguien tan especial como tu, pequeño Veermoner. Un ser tan especial, tan místico… jejeje.

[Veermoner] Podrías pedirle a uno de tus sirvientes que me devorara, así no tendrías que ensuciarte las manos con alguien como yo.

[Uhmes] Me lo han pedido, pero no accederé a semejante barbarie. No lo permitiré.

[Veermoner] Entonces a que has venido? Vete ya y déjame en paz. Así no tenga ojos puedo verte, pero lo que más me perturba es que puedo olerte, asquerosa criatura.

[Uhmes] En realidad he venido por algo que necesito, espero sepas perdonarme por la incomodidad que te causaré.

[Veermoner] Qué? Ahora qué????? Aléjate!! Aléjate!!!! AAAAAAAAAARRRGGGGGGGGGGHHHHHHHHH.

Un sonido desgarrador suena en la habitación. Es como si se desprendieran las hojas de un antiguo libro, o las ramas delgadas de la copa de un árbol se rompieran… o las alas de un pequeño Windling ya no estuvieran mas en su espalda.

View
Trial of Despair - 05. A Kiss From A Queen

Las vetas azules en su piel rocosa, eran como mirar al cielo en un día soleado, como mirar a El Gran Río cristalino, o como mirar las estrellas de zafiro en las noches.

Ahí estaba parado el gran hombre de piedra. Sus movimientos eran tan lentos como los de su hermano, y aún así podía verse su gracia y agilidad mientras se movía. Obliv se encontraba inmóvil ante su hermano, o así lo percibían los demás. Era la primera vez que lo veía, y no era un sueño.

A pesar de su gran dolor, Alaria dibujaba una leve sonrisa en su rostro. Por algún motivo, estaba muy feliz de volverlo a ver.

Un silencio incómodo para todos menos los hombres de piedra llenó el recinto, y por primera vez, el tiempo pareció moverse a la velocidad de las rocas. Leviathor, sintió como su reloj avanzaba aceleradamente, no entendía que era tanto lo que había que esperar.

Luego de conversar un rato con Khalon, fueron invitados a un gran banquete con la misma reina Alachia. Era un cálido claro en la mitad del bosque, con hojas de colores en los troncos de los árboles y una gran mesa de madera finamente tallada en el centro. Los manjares dignos de una soberana se encontraban sobre ella, y unas elegantes sillas la rodeaban. Había dos grandes rocas para soportar el peso de los hombres de piedra.

Sorantis intentó cantarle a la reina madre de todos los elfos del bosque… pero su voz se vio cortada porque no cualquiera puede hacerlo. Se necesita verdadero corazón para hacerlo, como se lo recordó la misma reina mientras el lloraba. Después de ser besado por la misma reina del bosque, para calmar su sufrimiento, el hermoso elfo empezó a hablar más y más de lo ocurrido en el bosque, cerca al pueblo en la carretera. Obliv fue regañado por Alaria, y las tensiones entre los Blood Warders empezaron a subir por los comentarios imprudentes del hijo, casí huérfano, de Sarina. Kalourin, aprendiz de Oakforest, vio su posición en la mesa comprometida cuando fue evidente que tenía que ver con las apariciones de los horrores en el pueblo. Después de ser forzado a confesar con una simple palabra del hombre de piedra, su sangre se pudrió como la de aquel hombre llameantey todos esos orcos Theranos, cuando la voz de la mismísima tierra pronunció “Muérete”

Takaris, decidió aprender de T’skatha el arte de la espada, Leviathor decidió hacer lo propio de los grandes artesanos del bosque, y finalmente Sorantis caminó hacia su propia muerte, esperando no regresar, pero con la gran ilusión que las pasiones se apiadaran de el y le permitieran hacerlo.

Sorantis sobrevivió, pero su madre, antigua y hermosa… no pudo hacerlo. Khalon accedió a mantener su cuerpo lejos de la descomposición, porque la reina Alachia habló del gran tesoro de la flor eterna, que había sido robada por el imperio therano y que todos debían recuperar. Debido a los poderes mágicos de dicha rosa, Sarina podría volver a la vida con la antigua magia del bosque que conoce la reina.

Obliv, además de todo, debe ir otra vez a Tureem a ver que fue lo que ocurrió con Turán, el alcalde después de ser revivido por Obliv y luego esperan que Khalin les entregue la localización de Parlainth para ir a buscar la llave de la vida para Sarina.

Después de unas horas, deciden emprender su viaje hacia el sur, hacia Tureem, para ver lo ocurrido con la Niebla y con Turán. Goldivy los escolta a la salida, pero un gran galeón Therano llega con intensiones no muy amigables. Khalón les pide que lo flanqueen por el bosque, mientras el se hace cargo.

Sólo puede escucharse de la voz de uno de los vigías mientras se alejan:

“pero qué ha hecho ese loco hombre de piedra? qué ha hecho con nuestros antepasados?”

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.