Ragnok StormHowl

Sky Raider (4)

Description:
Bio:

El moot Swiftwind emergió de los túneles de orichalcum y cristal donde soportaron la larga noche antes que muchos otros kaers de Barsaive, careciendo de los dispositivos mágicos que anunciaban que era el momento adecuado recurrieron a un método pragmático, enviar patrullas una vez llegado el tiempo supuesto. En cuanto una patrulla logró regresar sabían que el momento había llegado.

Afuera encontraron el desolado pasaje que los horrores dejaron tras de si, las verdes laderas llenas de vida ahora no eran más que roca yerma, sin recursos habrían perecido de no ser porque habían asegurado en varios lugares de la montaña sus Drakkar, retomaron los cielos y reconstruyeron sus casas en piedra en lo alto de los Twilight Peaks, con la misma pasión que habían continuado enseñando la disciplina del Sky Raider dentro de sus túneles durante la larga noche. Años después una fuerte tormenta asediaba al moot Swiftwind, las pieles a la entrada de la casa de la familia Mightythunder del clan Rockfall se sacudían ferozmente, una segunda razón para permanecer adentro la noche en la que Ra’srev Winterpurity daba a luz, como era costumbre el padre Pre’kot Lionsmasher solo pudo entrar después del nacimiento de su hijo, venciendo el cerco de las mujeres para tomar en brazos a su cuarto retoño.

La siguiente luna llena fue particularmente despejada un buen augurio según los questor, al inicio de esa noche el cuerno sonó anunciando el inicio del g’tarr, durante el cual el cuarto hijo de Pre’Kot Lionsmasher recibiría un nombre, el clan Rockfall decidió que éste niño llevaría el nombre Ragnok Cliffjumper; años más tarde se preguntarían si fue en efecto una buena decisión usar ese nombre. Ragnok gustaba de correr con sus compañeros de juego y haciendo honor a su nombre librar de un solo salto perfecto la distancia entre uno y otro de los techos de piedra, mientras que sus amigos quedaban usualmente colgando de sus manos; el enérgico troll parecía llevar bajo la piel la pasión del mismísimo Thystonius, era bastante aparente que éste pequeño no seguiría la tradición de ser otro de los excelsos Shipwright del clan Rockfall, de hecho, solía bostezar mientras los sabios hablaban sobre las particularidades de los elementales que hacían volar los Drakkar.

La niñez de Ragnok fue como la de cualquier otro troll y en más de una ocasión regresó al hogar del clan con dientes de leche faltantes, resultado de alguna pelea con algún compañero de juego, en honor a Thystonius por supuesto. A medida que el joven troll fue creciendo se hacía más clara su inclinación al camino del Sky Raider, las esperanzas de que fuera un elementalist se habían desvanecido ya años atrás. Once años después de su g’tarr cuando ya sus cuernos empezaban a aflorar y poco antes de alcanzar la madurez, Ragnok fue llamado al hogar del clan para discutir su Rite of Passage, incluso si no decidía ser un elementalist debía honrar la herencia de su clan.

Sería llevado al Gray Forest donde debería cortar una rama adecuada para realizar una reparación de algún Drakkar y escalar de regreso hacía su hogar, si en algún momento durante el ascenso no lograba subir más podría usar una bengala fabricada por uno de los elementalist para indicar que había llegado a su límite; dependiendo de la altura que alcanzara los sabios decidirían si había completado exitosamente su ritual. La siguiente mañana su familia le dio la espalda tal como dicta la costumbre, él solo sería recibido en el seno de su familia y su clan al completar el ritual.

Durante la luna nueva el joven Rockfall fue llevado en un Drakkar hasta el bosque y dejado atrás para iniciar su ritual, lo único que lo acompañaría sería la comida para el regreso a casa y un puñal de piedra para defenderse si era necesario. Seis días más tarde la madre del joven miraba hacía abajo de la montaña, el joven debía haber usado la bengala el día antes pero no era su lugar pedir a los demás que fueran a buscarlo, eso sería una deshonra para ella, su hijo, su clan y su raza.

La noche de ese día cayó mucho antes, no porque el sol se ocultara sino porque una tormenta como muchos años antes no se había visto cayó sobre el hogar del moot Swiftwind, todas las familias estaban reunidas en el alheim cuyas puertas de gruesa madera no dejaban entrar el helado viento de la tormenta, puesto que solo los más fuertes guerreros del clan tendrían opción de sobrevivir a ésta tormenta, algunos miembros del clan Rockfall miraban discretamente a la madre del joven que había sido dejado días atrás para su ritual, si en estos momentos él se encontraba pidiendo ayuda nadie podría ir en su rescate.

A pesar de los travesaños de piedra las puertas aún se sacudían amenazando con salirse de sus bisagras, el bullicio adentro pronto les hizo olvidar el golpeteo incesante de las puertas, hasta que una de las mujeres rugió y exigió silencio, distinto al ritmo del viento se escuchaban otros golpes, afuera de las puertas había alguien. Los guardias retiraron los travesaños y las puertas se abrieron de par en par dejando que la tormenta aullara dentro del hogar del moot Swiftwind, a través del umbral ingresó una creatura del tamaño de un troll hecha de nieve, toda la tribu observó atónita y se preparaba para destruir al intruso pero se percataron de que era solo un joven troll cubierto de nieve que sin detenerse por un instante se acercó al líder del clan Rockfall, quitó de su espalda un saco de cuero del cual sacó una rama de madera gris perfecta para reparar cualquier Drakkar, posó la rama a los pies del líder antes de pronunciar “Vod’ar!”, el saludo adecuado de un troll a otro; dichas estas palabras el joven troll cayó al suelo al mismo tiempo que la tormenta cesaba, de su cinturón aún colgaba la bengala que no había sido usada.

El clan Rockfall y la madre del joven se lanzaron a ayudarlo, al igual que los questor del moot, mientras la tribu entera observaba la escena pocos se percataron de que el alba se levantaba. Durante todo el día los miembros del moot se preguntaban si el joven habría sobrevivido, pero como era costumbre dicha pregunta no debía realizarse para no ofender el honor del joven. Al ponerse el sol el cuerno del tarr’a’on sonó en las puertas del hogar del clan Rockfall, anunciando el final del ritual, todo el moot estaba allí reunido para ver emerger a Ragnok Stormhowl del clan Rockfall.

Como los demás adultos del moot Swiftwind, Ragnok Stormhowl fue iniciado en el camino del Sky Raider, su maestro Vr’ator Hailblaze de la familia Darkmoon en su mismo clan, lo había observado por varios años y sabia que el camino para éste troll sería más simple que para otros. Su sabiduría no lo traicionó debido a que su aprendiz a pesar de no ser tan resistente como los demás se convirtió en uno de los más diestros y fuertes, eso sin mencionar su imponente presencia, los questor habían tenido razón y la grandeza de éste joven le deparaba un importante futuro dentro del moot.

Quizás para pocos fue sorpresa que una de las mujeres más hermosas del clan Swiftwind demostrara interés en Ragnok justo cuando él había cumplido trece años, a pesar de ello la propuesta para unirse a tan excelso clan nunca llegó, según los rumores N’lor una de las mujeres más sabias de ese clan veía en Ragnok un competidor fuerte que podría eclipsar a su hijo y jamás permitió que se realizara la propuesta.

Pocos meses más tarde y al finalizar su entrenamiento Ragnok estaba listo para devorar la comida que le habían preparado la noche anterior en el hogar de la familia Mightythunder, sin embargo sus sentidos se extasiaron al percibir el olor de su queso favorito acompañado del estofado de cabra que tanto amaba, ambos manjares en manos de Sil’krav Crystallight una de las más jóvenes de la familia Darkmoon quien claramente estaba cortejándolo, aparentemente las mujeres de dicho linaje habían aceptado unánimemente la sugerencia del mismismo Vr’ator Hailblaze para invitar a Ragnok a su familia.

Semanas más tarde Ragnok se despedía con abrazos de todos los que había amado en la familia Mightythunder, puesto que ahora iniciaba su vida en una de las familias cuya tradición como Sky Raiders acarreaba un gran respeto dentro del moot Swiftwind. Pocas lunas más tarde Ragnok luchaba con las mujeres de la familia Darkmoon para ver a su primer hijo con Sil’krav, tal como catorce años antes lo hubiera hecho Pre’kot Lionsmasher para verlo a él, este nuevo Darkmoon era tanto o más agraciado que su padre y ciertamente más resistente, el destino escribiría nuevas aventuras para éste pequeño que sería nombrado en la siguiente luna llena.

Al momento de cumplir quince años Ragnok disfrutaba al máximo su nueva vida junto a su hijo Pre’Kot Clearskies, a tal punto que ya había decidido que su próximo hijo se llamaría Dobak Purevoice y en caso de ser una hija sería Antara Truthseeker; por supuesto Ragnok jamás descuidaba sus deberes al moot y Thystonius, constantemente participando en raids contra caravanas y moots vecinos, siempre demostrando su valor como Sky Raider y su posición dentro del clan Rockfall.

A pesar de que su corazón era guiado por la disciplina del Sky Raider, el joven Ragnok disfrutaba de pasar algunos ratos junto al maestro Crystalsmith Yarvrag Soulstone del clan Firewalker, precisamente una de las tardes en las que departía con el maestro sellarían su destino. Una de las mujeres del clan Risingsun se encontraba frenética y gritando, cuatro niños de ese clan se encontraban jugando en un airboat cercano, el cual sin que nadie se percatara se había soltado de sus amarras y había sido arrastrado por los vientos, según los sentidos de Ragnok en dirección al antiguo y prohibido bosque de Ustrect.

Pocos miembros del moot prestaron atención a la pena de la mujer, pero la reciente paternidad de Stormhowl lo hizo conmoverse, sabiendo que ella no podría pedir ayuda sin ofender a su propio clan, Ragnok emitió un desafío a los que se encontraban alrededor, acaso podrían ellos dejar abandonados a niños que aún no habían probado su valor ante Thystonius y privarlos no solo a ellos sino a la pasión de lo que podrían ofrecerle, eran acaso esas las nuevas actitudes del moot, como quedaría manchado el honor de su raza si se sabia que dejaban atrás a los más indefensos como solo harían los salvajes cave trolls que aparentemente eran lo único que conocían las otras razas.

La respuesta al desafío de Ragnok Stormhowl fue un rugido de docenas de trolls que abordaban los Drakkar para ir en busca de los pequeños que habían sido llevados por el viento, cualquier testigo de la escena desde la base de la montaña seguramente habría buscado refugio puesto que una flota con tal premura solo podría ir en pos de la guerra. Lo único más atemorizante era la mirada que dirigía N’lor al joven Ragnok, gracias a la capacidad de liderazgo que había demostrado.

Las densas copas del bosque de Ustrect no les permitían buscar eficientemente a los niños así que varios Drakkar se posaron en un claro para que los Sky Raider y Warriors buscaran a pie, pocas veces Ragnok había estado tan fuera de su elemento pero se avocó a su tarea con mayor pasión con la idea de recuperar a los pequeños. La pasión de Ragnok fue recompensada ya que poco tiempo más tarde encontró el airboat estrellado en el suelo, con los pequeños aún junto a los restos sin saber qué hacer, la felicidad en sus rostros competía con la que tantas veces había visto en su propio hijo y procedió a calmarlos como solo un padre podría hacerlo.

Emprendieron el regreso al lugar donde los Drakkar se habían posado cuando algo entre los gigantescos árboles alertó a Ragnok, haciendo que los niños se adelantaran se detuvo a investigar para observar que una patrulla de theranos se dirigía hacía el claro, sin tiempo para regresar a alertar a los demás y con los niños en peligro Ragnok decidió atacar solo a la patrulla. Usando una lanza empaló desde la distancia a uno de los patrulleros, con su rugido captó la atención de la patrulla y los dirigió en dirección opuesta al claro y a los niños, allí combatió con ellos por un largo rato como solo un troll logra hacerlo y sanando sus heridas gracias a su disciplina, sin embargo era superado en número y estaba siendo vencido.

Les había dado mucho más que suficiente tiempo a los niños para llegar al claro donde estarían a salvo entre los demás miembros del moot y si su muerte había llegado sabía que sería recordado como Rockfall Ragnok Stormhowl del moot Swiftwind, quien evitó que un grupo de niños del clan Risingsun cayera en manos de los theranos.

Ragnok StormHowl

Light Of A New Dawn nodens77 overseer