Light Of A New Dawn

Epilogue - 02. The Truth

- “Señor, me presento ante usted con humilde respeto”
- “Qué quieres?”
- “Es para informarle los últimos avances en nuestra investigación”
- “Habla… rápido… eres lento hasta para mi paciencia”
- “Señor, aún no tenemos rastro de ella. La roca madre ha sido liberada. El Behemoth se adentra en terreno de Barsaive. Posible dirección Urupua… o Kratas”
- “No me digas lo que yo ya se… no llenes mis oídos con tus pensamientos incompetentes… se me está acabando la paciencia contigo. Porqué, en el nombre de todas las pasiones, no has podido averiguar nada sobre ella?”
- “Señor, los Obsidimen están retomando su espacio en la roca, muchos Theranos están muriendo. No he podido entrar ahí. Usted sabe que existen protecciones que nosotros no podemos traspasar”
- “Y te queda muy difícil meterte en la mente de un insignificante ser y, simplemente, llevarlo con el pensamiento para que haga lo que tu no puedes”?
- “Señor… lo hice, pero usted sabe quien me detectó apenas entramos en el territorio, descubriendo mis intenciones… y de paso las suyas. Señor, le ha enviado un mensaje…”
- “Repítelo! no me hagas esperar”
- “El mensaje dice así, de forma textual: Mantente lejos de este lugar! Ya te has atrevido a demasiado. Sabes que no soy un ser vengativo, pero esta será la primera y única advertencia que te haga, a ti y a tu hermano… manténganse fuera de este lugar. Como protector y guardián de la roca, los exilié en el pasado de acá y eso no ha cambiado. Reclamo un poco de respeto y gratitud por su maestro, porque así como los hice quienes son hoy, también puedo quitárselos a voluntad. No se que es lo que están buscando, pero con toda seguridad yo no lo tengo. Puede que sus nuevos amigos Theranos, tengan la respuesta a su búsqueda…”

Un silencio llena el lugar. El viento frío de las altas montañas entra por los pasillos de este gran palacio de cristal, recordando a todos quienes allí habitan, que viven gracias a la protección de su creador… quien ahora, por primera vez en muchos años, se encuentra con una mirada perdida, reflexionando sobre un mensaje que acaba de recibir. Una mirada inquisidora sobre ese pequeño ser, creado a su imagen, pero de poder infinitamente menor, anuncia una nueva comunicación.

- “Entonces, ve y sigue buscándola… y no vuelvas a aparecer por acá sin una respuesta. Es posible que sea hora de cobrar un favor… dirígete hacia Kratas. Si logras llegar allí a salvo, te informaré a quienes debes contactar.”
- “Si señor, esta vez no lo defraudaré”

Y mientras todo esto ocurría en una alta montaña, una sombra eclipsaba el cielo de Kratas, los habitantes corrían por las calles, como ratas escapando del fuego y las lágrimas se desvanecían del rostro de un espinoso elfo, una espada aún guardada en su funda era empuñada por un pequeño T’skrang, un hombre de piedra compartía un recuerdo con sus hermanos de como esa gran roca flotante había aterrizado con su creadora… y una sabia y pausada voz decía, en un lugar no muy lejano, en otro plano…

“Aurus Lightbringer, por fin te he encontrado… abre tus ojos y mira a tu maestro, es hora de regresar al plano de donde venimos… rápido! Hazlo!!! Se están acercando!!! Aurus Lightbringer!!! Reacciona!!! No podré detenerlos por mucho más tiempo!!!”

Comments

nodens77 JFranco

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.