Light Of A New Dawn

Chapter 3 - 03. Three of a Kind

Mientras varios eventos con un barco therano sucedían en las afueras de Kratas…

Ragnok se encontraba jovialmente trabajando en la reconstrucción de varias casas, aprovechando al mismo tiempo su destreza para trabajar madera, su fuerza para sostener las vigas y su conocimiento de estructuras para garantizar casas duraderas. En ese momento Garthlik pasó junto a él escoltado por un contingente de soldados, lo cual no era para él extraño en una ciudad del tamaño de Kratas; minutos más tarde un mago pasó tratando de mantener el ritmo de carrera de un troll y en la misma dirección que había tomado el líder de la ciudad, eso ciertamente ameritaba una inspección, más aún teniendo en cuenta que sus compañeros de viaje estaban en esa misma dirección.

Después de un rato de caminata Ragnok observó al mago mirando tímidamente hacía fuera de las murallas mientras permanecía escondido a la sombra de las mismas, al salir el troll de las murallas su jovialidad fue incinerada por el odio; un barco therano estaba posado a las afueras de la ciudad. Su ira no podía descargarse en los tripulantes puesto que ya eran prisioneros pero uno de ellos estaba rodeado por el grupo de héroes y los maestros, ése elfo habría de ser el primer paso en la venganza del troll, así que se acercó mostrando sus intenciones y gruñendo su ira, causando un pequeño susto a Aurus y Obliv que estaban dándole la espalda, pero el pequeño Samurd lo hizo callar. Parece que otra vez el grupo de héroes arrebató al troll la opción de cualquier retribución, puesto que el therano ya se había rendido.

Alastor Eagleeye por primera vez contemplaba a Ragnok Stormhowl pero el odio en los ojos del troll no le permitió sostenerle la mirada, eso mientras Sorantis le insistía en que le entregara más información respecto a la reacción de los theranos frente a la captura del barco, siempre respaldado por los coros de “mentira, mentira” del maestro Samurd cuando el arquero trataba de esconder algún dato o distorsionar su relato. Finalmente Alastor asumió frente al capitán las consecuencias de que revelara la información a los throalitas, ante eso el hombre informó que cualquier acción de Thera dependería estrictamente de la conveniencia política.

Overseer: Aquí pasó algo con Krislla pero no recuerdo el contexto por el cual Ragnok la felicitó por no matar a sangre fría a alguien indefenso.

Samurd por su parte deseaba aún más sangre que Ragnok y quería ejecutar a los theranos, ante lo cual hasta el mismo troll defendió a los prisioneros señalando que no sería honorable atacarlos una vez se habían rendido, Aurus silenciosamente convocó la ayuda de su maestro Khalin quien apareció acompañado del belicoso Khalon, todos temían que habría un derramamiento de sangre, pero Khalon llegó en animo concertador y abogó también por los prisioneros, siendo finalmente T’Skata quien logró enfriar los ánimos de venganza de su maestro.

Los dos grandes maestros obsidiman le informaron a Alastor que llevarían a los prisioneros al bosque del norte, donde un destino peor que la muerte les esperaría, pero a él, antes hijo de Throal y cercano a Khalin le permitían decidir si continuaría aliado a Thera. La debacle dentro de Alastor fue sosegada gracias a que Samurd le dijo que las pasiones le enviaban a decir que era libre de decidir.

El arquero decidió que no deseaba ser más hijo de Thera, ante lo cual Khalin le dijo que ya estaba hecho, acto seguido los dos obsidiman rodearon con sus brazos al capitán y demás miembros de la tripulación para llevárselos a través de un vórtice hasta el bosque del norte.

Atrás quedaron acompañados por Samurd, Caimbeul y Alaria los heroes, custodiando a los cuatro individuos tocados por el horror, junto a un barco therano posado fuera de las murallas de Kratas.

Sorantis habló con los prisioneros pero ninguno de ellos le contó su propósito en la ciudad ni a quien servían, fue ahí que Samurd empezó a hablarle a uno de ellos en un lenguaje extraño, todos trataban de no escucharlo desesperaron, hasta el punto de incluso desmayarse. Después de eso lograron saber que el más racional entre ellos estaba obligado en Kratas porque temía por la seguridad de su familia, que había quedado en Urupa a merced del horror que lo había tocado en una de las minas.

Una fervorosa discusión inició entre los héroes para determinar un curso de acción, lo que en última instancia llevo a que se dividieran varios grupos: A diferencia de Sorantis, nadie deseaba ir a Urupa y dejar atras Kratas con su problema, Aurus y Obliv regresarían a la ciudad a buscar a los que han sido tocados, mientras Ragnok y Krislla alejarían al barco de la ciudad, sin contar con otras opciones dejando a los cuatro corruptos dentro de la bóveda del barco.

Overseer: Aquí fueron las discusiones bizantinas así que falta información sobre quién y qué se hizo.

Samurd se arrodilló y empezó a orar con la cabeza agachada en dirección al norte, después de un lapso de ello le informó a T’Skata que debía descansar y cayó en un profundo sueño.

En ese momento un troll borracho salió de la ciudad y Sorantis se acercó a él, pero en vez de lograr que el troll regresara, éste lo cargó en hombros y empezó a internarse en el bosque con el trobador a cuestas. Caimbeul, Alaria, Aurus y Obliv lo siguieron, así que Ragnok y Krislla quedaron solos con la responsabilidad del barco y los prisioneros, felizmente la destreza del Sky Raider le permitió suplir los remeros faltantes y con la t’skrang al timón siguieron a la singular procesión.

Lejos de Kratas el troll dejó en el suelo a Sorantis y se transformó en Vistrosh, allí todos se detuvieron mientras los elfos hablaban entre si….

Overseer: Mi autohipnosis para ignorar a David se activó y no recuerdo tampoco ésta conversación, así que alguien agréguela.

Mientras se encontraban allí Alastor logró ver a lo lejos tres figuras que se acercaban volando, la distancia no les permitió distinguir si eran barcos, dragones o cualquier otra cosa, pero lo que si era definitivo es que eran de gran tamaño; cuando se preparaban para lo peor las tres figuras descendieron lejos de ellos en medio del bosque. Siendo el arquero aún el más ágil entre ellos, se dirigió a gran velocidad para saber contra qué se estaban enfrentando, después de un largo recorrido desde la copa de un árbol escuchó tres individuos moviéndose y silbando en medio del bosque, descendió para observarlos mejor pero reveló su posición ante lo cual decidió prudentemente alejarse.

Bajo el barco y a las afueras del bosque se encontraron con un viajero que se dirigía hacía Kratas, silbando y caminando, con una túnica que cubría su cuerpo y muchos anillos adornando una de sus orejas, en una actitud muy jovial y conversacional les informó que no temía viajar de noche, pero que lo peligroso era quedarse quieto en mitad del bosque. Para perturbación de todos los héroes la escena se repitió dos veces más y el último de ellos respondía a las preguntas antes de que se le formularan.

Aún más perturbador fue el hecho de que las agudas percepciones de Obliv y Aurus no lograran captarlos en el astral, pero los maestros sí lo lograron diciendo que los tres compartían un mismo patrón y tenían la misma marca del horror en su cabeza, pero separada entre los tres y con menor fuerza en cada uno que sobre los demás tocados por ese horror.

En ese momento Khalin se comunicó con Aurus y le solicitó les dijera a Alaria y Caimbeul que eran requeridos en el bosque del norte, antes de marcharse la gran maestra emitió una opinión respecto a los tres individuos idénticos, quizás podrían convertirse en aliados de conveniencia puesto que no estaban tan corruptos como los demás que habían visto antes; acorde a la voluntad del obsidiman los dos elfos se marcharon.

Después de marcharse los elfos recordaron que los prisioneros estaban solos y al verificar su estado se dieron cuenta que los cuatro se habían arrancado de un mordisco la yugular, ahora el barco therano era un monumento a la corrupción, pero aún así lo ocultaron en el bosque. Aurus y Obliv adoptando la forma de un cuervo se marcharon volando hacia Kratas mientras los demás quedaban atrás, Sorantis curando sus heridas y siendo vigilado por Vistrosh y Alastor, T’Skata cuidando a Samurd, mientras Krislla y Ragnok entraban en comunión con sus disciplinas.

Overseer: De ahí siguieron los eventos con Samurd y en la ciudad que le quedan de tarea a Jose, Juan Esteban y Pablo.

Comments

nodens77 nodens77

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.